Malos hábitos alimenticio.

El confinamiento al que nos ha obligado la emergencia sanitaria de infección por coronavirus provoca una falta de actividad cotidiana y falta de ejercicio, aburrimiento, ansiedad y comida accesible. Es necesario, en esta situación por su nuestra salud, un plan estructurado de orden de comidas, menús saludables, y ejercicio físico al menos durante 1 hora al día.

El brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) está trastocando la vida de las familias de todo el mundo. A medida que las escuelas y los centros de cuidados infantiles cierran, muchos padres y madres están teniendo que quedarse en casa y hacer malabarismos para cuidar a sus hijos y trabajar a tiempo completo a la vez que atienden otras responsabilidades. Decidir “¿qué hay para cenar?” puede convertirse en otro reto diario.

Para complicar aún más las cosas, el pánico a la hora de comprar y las interrupciones en los sistemas de suministro de alimentos pueden dificultar la tarea de encontrar ciertos alimentos. Además, para mucha gente, el desempleo y la pérdida de ingresos hacen que comprar alimentos suponga una mayor presión económica.

Aunque, de manera comprensible, muchos padres y madres están recurriendo a platos preparados y productos procesados para alimentar a su familia de forma rápida y barata, hay alternativas prácticas, asequibles y saludables. Te presentamos seis consejos para que la familia siga una dieta variada y nutritiva que favorezca el crecimiento y desarrollo y, a la vez, contribuirá a establecer hábitos de alimentación saludables.

Fuentes:

https://www.unicef.org/es/consejos-para-alimentacion-sencilla-asequible-saludable-durante-brote-covid-19

http://www.fao.org/americas/noticias/ver/es/c/1267856/