En la anterior publicación acerca del ejercicio en la tercera edad, mencionamos la importancia de que nuestros mayores se mantuvieran activos, aportando algunas recomendaciones de ejercicios para comenzar.

Esta vez nuestra atención se dirige a las diferentes patologías que rodean el periodo de la vejez.

Dejamos a continuación como de costumbre una infografía con varias recomendaciones de tipos de ejercicios a practicar según nuestra patología. No se puede olvidar que en ciertos casos como la osteoporosis, la diabetes o la fragilidad será necesario también una modificación de los hábitos dietéticos.

¡Síguenos!

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.