En la situación actual por el Covid-19, prácticamente todos los niños y adolescentes han tenido que cambiar su rutina y también su forma de vida ya que, debido al confinamiento, han tenido que permanecer en casa, teniendo un comportamiento admirable porque en estas edades es complicado llevarlo a cabo, tanto para los hijos como para los padres y madres ya que todos somos seres que necesitamos sociabilizar en nuestro entorno. Por ello, es normal que los niños y adolescentes presenten los siguientes sentimientos, emociones y situaciones:

  • Incertidumbre: puede estar provocada por el recibimiento de noticias continuamente, la adopción de nuevas recomendaciones, la actuación de los adultos de alrededor, la limitación de las
  • salidas, la ausencia de clases o los problemas económicos además de desconocer la duración de la situación.
  • Miedo, tensión, ansiedad, pánico: los niños también pueden presentar estas preocupaciones y es totalmente habitual y comprensible porque la mayoría de las personas temen el contagio o la muerte. Esta situación de confinamiento también puede generar tensión en la familia
  • Aislamiento de los seres queridos: la mayoría de los niños echan de menos la convivencia de sus compañeros de clases y/o actividades, los momentos en familia, a los abuelos ya que muchos eran cuidados por ellos/as y también disfrutar de parques y del aire libre sin limitaciones.
  • Reacciones de ansiedad: según su edad, pueden mostrar comportamientos de agresividad o somatizaciones.
  • Rebeldía ante las normas: debido los cambios en los límites en el comportamiento y la situación más tensa en la familia, podemos encontrar a hijos/as más desobedientes y a padres más ansiosos.

¿Qué recomendaciones podemos llevar a cabo?

  • Es importante tener paciencia con ellos ya que los adultos son un ejemplo y además deben apoyarle y mostrarle cariño.
  • Animarles a mostrar sus sentimientos y ser comprensivos con ellos, se pueden utilizar métodos más divertidos como historias, dibujos, juegos…
  • Obtener información de fuentes fiables, adaptadas a su edad, también limitar la exposición a noticias para evitar los bulos o rumores que generan más incertidumbre.
  • Evitar los gestos de discriminación o rechazo hacia otras personas afectadas ya que el temor al contagio puede generar gestos despectivos y muchos niños son el reflejo de sus padres.
  • Mantener una rutina y orden que son necesarias para darle al niño seguridad ya que la nueva situación ha provocado cambios en los horarios de comida, de sueño, mayor sedentarismo e irritabilidad. Realiza actividades saludables, seguras y divertidas de entretenimiento como:
  • Establecer unos límites ya que en la nueva situación es habitual permitir saltarse algunos, mayormente en adolescentes por ello debemos establecerlos con cariño y coherencia para evitar consecuencias negativas.
  • Comunicación con los seres queridos mediante videollamadas, mensajes, e-mails, dibujos o incluso con algunas iniciativas de internet.
  • Evitar el catastrofismo con conductas negativas e inadecuadas
  • Utilizar el sentido del humor realizando tareas de una manera más creativa.
  • Recordar que la situación es temporal ofreciendo mensajes de confianza y esperanza, explicando la situación de una manera sencilla y adaptada a sus capacidades.
  • Realiza ejercicio físico ya que la situación provoca un aumento del sedentarismo y del peso, por ello come sano, una buena conducta alimentaria evitara el riesgo de obesidad infantil.

Fuentes:

  1. Alvarez-Pitti J, Casajús Mallén JA, Leis Trabazo R, Lucía A, López de Lara D, Moreno Aznar LA, et al. Exercise as medicine in chronic diseases during childhood and adolescence. An Pediatr. 2020 Mar 1;92(3):173.e1-173.e8.
  2. [Internet]. [cited 2020 May 10]. Available from: https://www.aeped.es/sites/default/files/spi-aep-recomendaciones_para_ninos_y_sus_familiares_sobre_la_pandemia_de_coronavirus.pdf
  3. [Internet]. [cited 2020 May 10]. Available from: https://www.easp.es/wp-content/uploads/2020/04/v2_Infancia_AfrontarStress_niños-niñas.pdf