Para la mayoría de la población, este confinamiento puede resultar complicado y puede desencadenar ciertas alteraciones, especialmente emocionales, pero existe un colectivo para el que es más difícil el manejo de esta situación, los que sufren el Trastorno del Espectro Autista (TEA). Las dificultades para adaptarse a los cambios y, en numerosos casos, la discapacidad intelectual, hacen probable la manifestación de una serie de síntomas: irritabilidad, ansiedad y alteraciones en el comportamiento. Es muy importante que tengamos en cuenta que se trata de una situación transitoria y temporal. 

Para poder ayudar durante este tiempo en casa a los familiares de las personas que padecen TEA, hemos elaborado la siguiente imagen interactiva que recoge algunas medidas para guiaros en el manejo diario.