El COVID‑19 se propaga por transmisión entre seres humanos.

Se conocen bastantes datos sobre otros virus de la familia de los coronavirus, y la mayoría de estos tipos de virus tienen su origen en animales. El virus de la COVID‑19 (también llamado SARS-CoV-2) es un nuevo virus en los humanos. La posible fuente animal de la COVID‑19 aún no ha sido confirmada, pero se está investigando.

Fuente: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

¿Mi mascota me puede contagiar la COVID-19?

Varios perros y gatos (gatos domésticos y un tigre) en contacto con humanos infectados han dado positivo para la COVID‑19. Además, los hurones parecen ser susceptibles a la infección. En condiciones experimentales, tanto los gatos como los hurones pudieron transmitir la infección a otros animales de la misma especie, pero no hay pruebas de que estos animales puedan transmitir la enfermedad al ser humano y desempeñar un papel en la propagación de la COVID‑19. La COVID‑19 se propaga principalmente a través de las gotículas producidas por una persona infectada al toser, estornudar o hablar.

Aun así, se recomienda que los enfermos de COVID‑19 y las personas de riesgo limiten el contacto con sus mascotas y otros animales. Al tocar animales y cuidar de ellos se deben adoptar siempre las medidas básicas de higiene. Esto incluye lavarse las manos después de tocar a los animales, su comida o sus objetos, así como evitar besos, lametazos o compartir alimentos.

Fuente: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses