Cuando tenemos una persona en casa que es positivo por COVID-19  debemos de prestar especial atención a la limpieza del domicilio y a los utensilios utilizados siguiendo una serie de recomendaciones  para evitar el contagio de los convivientes con el enfermo.

Limpieza del domicilio cuando tenemos un paciente con COVID-19

  • Lavar la ropa de cama, toallas, etc. de las personas enfermas con jabones o detergentes habituales a 60-90 °C y dejar que se seque completamente. Esta ropa deberá colocarse en una bolsa con cierre hermético hasta el momento de lavarla. No sacudir la ropa antes de lavarla.
  • Los cubiertos, vasos, platos y demás utensilios reutilizables se lavarán con agua caliente y jabón o preferiblemente en el lavavajillas.
  • Las superficies que se tocan con frecuencia (mesitas de noche, muebles del dormitorio…), las superficies del baño y el inodoro deberán ser limpiadas y desinfectadas diariamente con un desinfectante doméstico que contenga lejía diluida (1 parte de lejía doméstica al 5% en 50 partes de agua) preparado el mismo día que se va a utilizar.
  • La persona encargada de la limpieza deberá protegerse con guantes y mascarilla (si está disponible)
  • Tras realizar la limpieza se deberá realizar higiene de manos.
  • Las superficies que se tocan con frecuencia (mesitas de noche, muebles del dormitorio…), las superficies del baño y el inodoro deberán ser limpiadas y desinfectadas diariamente con un desinfectante doméstico que contenga lejía diluida (1 parte de lejía doméstica al 5% en 50 partes de agua) preparado el mismo día que se va a utilizar.
  • La persona encargada de la limpieza deberá protegerse con guantes y mascarilla (si está disponible).
  • Tras realizar la limpieza se deberá realizar higiene de manos.